La DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS DE LAS ESPECIES (DUDE) es un documento que marca un hito en la historia de los derechos de las especies. Se ira construyendo directamente, por cada persona que se involucre de manera voluntaria en su formulación, quien a su vez lo hará de buena fe en representación de las demás especies. Esta Declaración comienza su proclamación desde el día que se formule el primer artículo y será de extensión indeterminada. La Declaración enuncia, por primera vez, los derechos de las especies que deben protegerse en el mundo entero e irá siendo formulada en distintos idiomas. Sin embargo, se han usado, para la interfaz, dos idiomas: el originario (español) y el idioma internacional (inglés). Se espera que la DUDE, a través de la coimplicación de todos sea ampliamente reconocida como instrumento para la defensa y protección de las especies.  En caso contrario, constituirá un retrato que revela las expresiones humanas iniciadas con la primera publicación.

La oportunidad de esta Declaración Universal está en la posibilidad que tienen las ideas para cambiar el mundo. Un aspecto vital de esta tarea es abrir espacios para darle voz a las personas en la exigencia de lo que debería estar garantizado: los derechos de todos.