Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos fundamentales e inalienables de todas las especies;

Considerando que los humanos en la defensa de sus derechos, impuesta por un modelo social patriarcal, han originado actos de barbarie ultrajantes, se irán proclamando los derechos de las especies como la aspiración más elevada de los seres humanos, en el advenimiento de un mundo en que los seres de todas las especies convivan;

Considerando esencial que los derechos de las especies sean protegidos por un régimen del Derecho ampliado, a fin de que las especies no se vean compelidas al supremo recurso de la rebelión contra el exterminio, la tiranía y la opresión;

Considerando esencial promover el desarrollo de relaciones armónicas entre las especies y su biósfera;

Considerando que cada uno de los miembros reafirmarán, a través de la formulación de los artículos, su fe en los derechos fundamentales de las especies, en el valor de cada una de las especies y de sus derechos. Con lo cual se declararán resueltos a promover el curso del desarrollo de su vida dentro de las dinámicas de sus comunidades;

Considerando que cada miembro, al formular un artículo, se compromete a asegurar el respeto universal y efectivo de los derechos fundamentales de las especies;

Considerando que una concepción común de estos derechos es de la mayor importancia para el pleno cumplimiento de dicho compromiso;

Considerando que la defensa de los derechos de las especies es también la defensa de los derechos humanos ante actos de barbarie, exclusión, discriminación, degradación contra ellos mismos, ampliada en la conciencia de que el planeta y sus especies no son de dominio humano;

Considerando que las instituciones no nos representan;

Considerando que cada uno siendo voz y palabra está en potencia de declarar;

Considerando que a partir de uno en cadena podemos ser muchos;

Ahora, por tanto,

Los miembros de la DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS DE LAS ESPECIES irán proclamando la presente DECLARACIÓN UNIVERSAL como ideal común por el que todas las especies puedan esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las comunidades, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y aseguren su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, en todos los territorios del planeta.